NOS CUIDAMOS NOTICIAS_SLIDER

DEPORTE Y SALUD BUCODENTAL, UN MISMO EQUIPO

La doctora ROXANA VIDAL ANDRADE, odontóloga de la Clínica Vitaldent en Valladolid 5 nos describe en esta entrevista la relación entre la salud de nuestra boca y el rendimiento deportivo

Para Vitaldent  la asociación entre deporte y salud bucodental es bidireccional. La salud oral influye en el rendimiento deportivo y, de igual forma, el deporte influye en la salud bucodental. La forma física y el rendimiento deportivo puede verse afectado por patologías que tienen su origen en el estado de nuestra boca.

Para profundizar en la importancia de la prevención y cuidado de la salud bucodental en la salud integral de las personas y más en concreto ahondar en la vinculación que esta tiene con la práctica deportiva, contamos con la  experiencia de la Dra. Roxana Vidal Andrade odontóloga de nuestra clínica Vitaldent en Valladolid desde 2011

Hoy en día el 60% de la población practica deporte diariamente y aproximadamente el 45% lo ejercita semanalmente, ¿Cree usted que, en términos generales los deportistas profesionales y amateurs son conscientes de la importancia del cuidado de su salud bucodental?

El deporte, como actividad física, precisa gozar de un perfecto estado de salud para obtener el máximo rendimiento. Sin embargo, el control de la salud bucodental en las personas que practican deporte, ya sea de forma profesional o como hábito de vida saludable, es uno de los aspectos menos atendidos a pesar de los numerosos problemas y bajas que ocasiona.

¿Qué problemas bucodentales pueden afectar a las personas que practican deporte de forma profesional o amateur?

Los problemas bucodentales podemos dividirlos en aquellos que son consecuencia de un mal cuidado de la boca y aquellos que pueden tener su origen por el desarrollo de algún ejercicio físico.  Así por ejemplo, el rendimiento deportivo puede verse afectado por infecciones bucales en las encías (periodontitis), patologías que generan infecciones e inflamaciones pudiendo diseminarse a través del torrente sanguíneo afectando a otros órganos y músculos. La sangre va depositando todas estas bacterias en los músculos y articulaciones, produciendo fatiga muscular y cansancio, siendo muy fácil que se den desgarros, dolores articulares o lesiones tendinosas. Dado que el origen de la infección se origina en un sitio tan distante, la persona no suele relacionarlo y pueden pasar meses, incluso años, arrastrando el dolor sin conseguir eliminarlo.

Doctora Vidal, ¿qué factores nutricionales pueden incidir en la salud bucodental de los deportistas?

Evidentemente la dieta y los hábitos nutricionales influyen en la incidencia de enfermedades bucodentales de todas la personas y por supuesto en los deportistas. En el colectivo de los deportistas por ejemplo el  consumo frecuente de hidratos de carbono y de bebidas energéticas para rehidratarse los hacen más vulnerables a patologías como las caries y el desgaste dental.  El incremento del ritmo de la respiración durante la práctica del deporte y la deshidratación producen una reducción de saliva que también puede favorecer la aparición de caries.

¿Cómo influyen estas patologías en la  recuperación de las lesiones?

Es evidente que un estado de salud bucodental deficiente retrasa la recuperación de las lesiones. Y es que, si el organismo “está ocupado” tratando de controlar la infección bucal, otro tipo de lesiones ralentizarán su recuperación.

Doctora Vidal, ¿Qué recomendaciones podemos poner en práctica para mejorar nuestra salud bucodental y que además esto redunde en nuestro rendimiento deportivo y estado de salud integral?

En general, no solo para los deportistas profesionales o amateur la prevención siempre es la mejor base para mantener un estado de salud bucodental óptimo como parte integral de nuestro estado de salud. Por tanto, recomiendo la realización de revisiones odontológicas dos veces al año para examinar el estado real de nuestra boca. Mantener unos buenos hábitos de higiene como cepillarse los dientes al menos 3 veces al día, e incluso tras los entrenamientos; renovar el cepillo de dientes una vez al mes y realizarse una limpieza bucal profesional una vez al año. Cuidar la dieta también es un factor determinante en la prevención de enfermedades orales: moderando el consumo de azúcares, optando por bebidas isotónicas y energéticas con menor potencial cariogénico e hidratarse especialmente durante la práctica del deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *