CAFÉ CON PREGUNTAS

SERGIO S. MONGE PEDALADAS SOLIDARIAS

8 DÍAS. 20 HORAS DIARIAS. 3.397 KM PEDALEANDO POR NACHO

He quedado con Sergio a las Seis de la tarde en el "Alboroque". No es la hora de meterse un chuletón entre pecho y espalda, pero es un buen sitio para tomar café y charlar.
He llegado un poquito antes de la hora, así que me pido un descafeinado en la barra y... me aproximo a la puerta. No puedo por menos de ver cómo llega nuestro protagonista. O más que cómo, en qué. No sé por qué extraña razón pienso que va a venir en bicicleta. Será por costumbre, por haberlo visto montado en una durante una semana entera. Pero antes de acabar de poner azucar en mi taza entra por la puerta como un tiro. "¿Cómo estás?" Me pregunta efusivo. "Bien y tú." Le contesto mientras miro como anda. Es que un tipo que ha estado encima de una Bici una semana tiene que andar raro, Tiene que tener el culo como una tabla. Pero no. Anda normal. Llega a la barra, se pide un café y ¡dos magdalenas! "hay que recuperar. Aún tengo que ganar un par de kilos para estar bien".
Hace ya semanas que Sergio ha cerrado una de las más bellas páginas de solidaridad que se han escrito en Valladolid. El Deporte, la bici y el récord del Mundo que ha batido, quedan en un segundo plano. Lo vivido duurante ocho días en la Cúpula del Milenio ha estado por encima de cualquier gesta deportiva, aunque desde luego, lo hecho, no está al alcance de cualquiera.
Colorin colorado este cuento se ha acabado, Sergio. ¿Al final cuento o pesadilla?

"Ha sido un cuento. Lo que pasa es que como en cualquier, cuento o historia o película, han habido momentos jodidos pero como debe ser para que la historia sea algo bonito. Finalmente ha sido un cuento y con final feliz. Date cuenta que hemos recaudado cerca de los 18.000 euros y eso que aún nos faltan algunas cosas que recontar. Valladolid ha ayudado mucho. Es una pequeña familia, la de Valladolid, ayudando a una pequeña familia de Barcelona y eso con todos los tintes políticos que hay tal y como está la situación es digno de reseñar. Ha sido un éxito absoluto".

A estas alturas el que no conozca esta acción es por que no ha estado en Valladolid durante el último mes. Una aventura que tenía ese carácter solidario y una vertiente deportiva con el reto, finalmente conseguido, de batir el récord del Mundo de kilómetros recorridos en bici estática. De lo social once sobre diez ¿De lo Deportivo?

"Hemos inscrito un nuevo récord. Durante una semana de duración hemos registrado una distancia recorrida de 3.996 kilómetros según el Garmin que llevaba. Hemos hecho algo que nunca se había hecho y nos hemos superado a nosotros mismos. Pero.... no voy a volver a hacer nada parecido nunca más de forma activa. Desde la plataforma de Titanes por supuesto que colaboraremos con aquellas personas que tengan en la cabeza algo de este tipo, como ya estamos haciendo con más gente, a nivel logístico, económico, pero de manera activa, no.
Tengo otros planes para el próximo año. Luis Medina, Eva, la madre de Nacho y yo vamos a hacer una ruta por etapas desde Barcelona, que es donde vive Nacho, hasta Roma. Pasaremos por toda la Costa Azul y por toda la Toscana. Serán quince días, unos ciento y pico kilómetros al día. Cada uno iremos con nuestra go.pro y allá donde lleguemos, contaremos nuestra historia, la de Nacho, para que la gente la conozca. Realizaremos una serie de reportajes de cada etapa y los difundiremos para llamar la atención sobre esta enfermedad, que es nuestra causa y por lo que vamos a seguir luchando. Ese es el próximo objetivo, pero algo como lo que he hecho no lo volveré a repetir. Los costes físicos y personales son elevados. Estoy muy orgulloso de haberlos pagados pero sinceramente no lo volveré a repetir".

No soy capaz de imagiarme el coste físico. Bueno... alguno si.

"A largo plazo aún hay cosas que no sabemos. Después de veinticinco días los dedos de las manos siguen sin sensibilidad. Durante un tiempo perdí sensibilidad también en las piernas, en los pies y... en el "ciruelín" que es complicado, la verdad. He tenido problemas digestivos durante una semana, una terrible bajada de defensas cuando terminé, problemas con la tensión que tan pronto bajaba como subía.... No ha pasado nada ya que todo estaba muy controlado y además somos sensatos, Había un médico, estaban los fisios, yo me había hecho cada seis meses una prueba de esfuerzo, pero si. Los riesgos que se han asumido son problemáticos"

¿Cómo te has preparado para todo esto?

"Nunca puedes hacer una simulación. Si vas a correr un Maratón no corres un Maratón para prepararte, evidentemente. ¿La rutina? Cuatro horas diarias de rodillo con una carga bastante más fuerte de la que he movido. La prueba se ha hecho bajo simulación velódromo con una carga de rodaje muy superior. Esto implica que después de una jornada de trabajo, a las once de la noche, cuando llegas a casa, te tienes que poner a pedalear. Es terrible para el coco, para la familia, para todos. Pero había una determinación y sabía que habíamos involucrado a muchas personas. Luego estaba el tema del dormir. He dormido muy poco durante los seis últimos meses. A la gente le llamaba la atención, pero yo no he pasado sueño durante todo el evento y no he tomado una cantidad excesiva de café. El mismo que habitualmente, dos. Pero venía acostumbrado de dormir cinco horas al día durante cinco meses y acosgtumbré al cuerpo. Incluso ahpra sigo acostumbrado y estoy durmiendo poco. Ahora, por salud tratas de quedarte en la cama, aunque yo soy una persona muy nerviosa y me cuesta quedarme en la cama, pues te obligas a estar y ahora ya estoy durmiendo seis horas y media incuso algunos días siete, que es algo más saludable y normal. Ese fue el entrenamiento. Pedalear cuatro horas al día, dormir poco y prepararando la cabeza.

La cabeza imagino que debe ser tan importante como las piernas. Es un reto muy duro y seguro que en más de una ocasión te dijiste: hasta aquí, no puedo más, me balo.

"El momento de hasta aquí he llegado, nunca lo he pasado. Por suerte no pasé por eso, no llegué nunca hasta el extremo de que alguien tuviera que venir para tratar de animarme a continuar. Eso si. Decir: mañana me retiro.... Cada día. Desde el Lunes, cada día. Me tenía que animar para continuar, acabar por lo menos el día y decir: mañana me retiro. El Miércoles recuerdo perfectamente pensar: Venga. Mañana viene mi familia, mi hermana de Francia y cuando lleguen ellos me bajo y me voy con ellos a casa. Llegaron ellos y no me bajé de la bici. Imagino que eso me lo decía para superar el dia y luego al día siguiente me inventaba otra cosa para continuar. Los procesos de la cabeza son muy complejos. Pero si. Pensar en bajarme de la bici lo pensé todos los dias".

Y superado el reto, regreso a la vida. A lo rutinario, a lo normal. ¿Se hace complicado?

"No,no. Lo complicado es regresar a la vida normal cuando vienes de estar quince días en las Bahamas. Pero regresar de esta historia no. La primera semana fue complicada. Tenía problemas de estómago o de salud. Pero a la siguiente semana, los problemas que tenía, como te decía antes, era una pérdida de sensibilidad en algunas partes del cuerpo, pies y manos principalmente.
Recuerdo estar en el trabajo, salir comer un bocadillo y decir: estoy recuperando mi vida. De hecho lo puse en Instagram. Recuperar tu vida es positivo".

No es tu primera aventura a gran escala. Has estado en la Titan Desert, en Mongolia en una prueba muy dura, ya tuviste un reto en la Cúpula similar... y ahora esto. ¿Con qué te quedas de todo a nivel particular desde el punto de vista deportivo?

"Lo de la Cúpula ha sido espectacular a nivel emotivo. Ha sido una fiesta de la solidaridad. Mi mejor experiencia a nivel deportivo ha sido La Mongolia, es cuando más he disfrutado.Estaba infinitamente más preparado que cuando estuve en la Titan. Allí los cortes de etapa eran de catorce horas y yo había etapas que entraba en 13 horas y 55 minutos. Era pura tensión, una locura que no te permitía disfrutar. En cambio en La Mongolia yo estaba a años luz a nivel de forma. Yo estaba en mi sitio, a cola de pelotón que es donde mis capacidades físicas de permitían estar en una prueba de este tipo en la que la gente que va es top, es profesional y viven de esto y están en otra esfera. Pero si teníamos once o doce horas de corte y o entraba en siete u ocho y podías disfrutar de pedalear, de los paisajes, de las gentes, de los que estaban en la carrera. Fisicamente es una prueba muy dura pero yo iba fuerte y entrenado. Sufrías pero sabía que podías acabar. Cuando hice la Titan Desert yo no sabía si por más que pedalara iba a llegar. Hay una serie de pruebas de este tipo por todo el Mundo que son una pasada, te relaciones con gente increíble, conoces sitios a los que no irías por turismo. Es una pasada".

Veo que no has venido en Bici.... ¿Has vuelto a cogerla o no quieres ni verla?

¡¡¡Jajajaja!!! siii. La he cogido. No puedes pasar de todo a nada. No es bueno. Es cierto que poco pero la verdad es que tengo mono de bici por que a mí me gusta mucho. Así que poco a poco voy cogiéndola. Ya he hecho unas clases de spinnig, unos kilometrillos, alguna salida... Seguiré haciendo pruebas duras y pruebas muy duras ya que me gusta pero insistó, un evento en este formato y con estos condicionantes no lo voy a volver a hacer.

No me extraña lo más mínimo. Seguro que no somos concientes de a donde puede llegar nuestro cuerpo y los límites que alcanza cuando estamos en una situación de necesidad extrema. Pero en este caso la necesidad era por otro, por un niño, no por él mismo, triple valor. Todo mi reconociento para el héroe. Mis alabanzas para Sergio. Eres un ejemplo a seguir.... si no es en bicicleta, claro.

One thought on “SERGIO S. MONGE PEDALADAS SOLIDARIAS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *